Miguel Canali

Argentina

Paciente LifEscozul® desde 2020

En noviembre del 2017 Miguel fue diagnosticado con cáncer de pulmón avanzado, y los médicos que lo atendieron en Argentina le dijeron que no podían hacer nada por él.

Como muchos de nosotros Miguel no se conformó con ese diagnóstico y empezó a buscar algún tratamiento que pudiera ayudarlo. En junio del 2018 encontró al Grupo LifEscozul® y empezó con el tratamiento Escozul®, y poco a poco su vida empezó a mejorar.

Les invitamos a leer el testimonio de Miguel en el que nos cuenta su historia con esta enfermedad y todo por lo que tuvo que pasar, a mí me dejó sin palabras:

“Yo arranqué con síntomas en agosto del 2017, como era invierno no le di mucha importancia, en Octubre recién fui a un otorrinolaringólogo me dicen que tengo complicados los cartílagos aritenoides.

Yo nunca supe qué era eso pero era en la garganta, yo estaba perdiendo la voz por completo.

No es que no hablaba, hablaba bajo y cuando hablaba me cansaba y me quedaba sin voz, luego me dicen que tengo que hacerme una tomografía.

Fui al hospital Concordia, me hicieron una tomografía y me dijeron que tenía una mancha en el pulmón, me dijo como una moneda de unos 2 cm de diámetro.

Y entre una cosa y otra me hice la biopsia en mayo del 2018, en ese momento me confirman que tengo cáncer de pulmón.

Yo quedé medio descolocado…

En ese momento contacto a una amiga doctora naturista y entonces le pregunto ¿sabes algo de Escozul®?, me dice que ella directamente no pero que cuando hizo la práctica en La Plata un profesor había atendido a dos pacientes con cáncer y con Escozul® le fue muy bien.

Entonces yo me decidí porque desde ese momento ya la medicina tradicional para el cáncer en Argentina yo no le tenía ni un poquito de confianza, no me gustaban ni la quimio ni los rayos.

Entonces hablé con ustedes, me puse en contacto en junio del 2018 y hasta ahora sigo tomando Escozul®.

En septiembre del 18 empiezo la quimio y rayos, yo peso normalmente 72 ó 73 kilos, en ese momento pesaba 59 kg, tenía 1500 glóbulos blancos, comía por sonda porque los rayos me habían quemado el esófago, no sé cómo.

Estaba prácticamente listo… ya no tenía fuerza…nada…yo me acuerdo cuando mi familia se fue ese día, fue una despedida por lo mal que yo estaba…

Pero bueno, seguí esos tratamientos y empecé a comer y empecé a mejorar. En noviembre del 2018 termino rayos y sigo con la quimio, y ya estaba mejorando notablemente, yo mismo me daba cuenta.

Como estaba bien me dice mi jefe que me vaya de vacaciones a Brasil, y suspendí quimio todo y me fui, pensé que capaz es la última vez que me voy con mi señora.

Pero no me fui en colectivo me fui en mi auto manejando casi 1500 km porque yo estaba bien. Lo que sí es que yo fui tan estricto con el Escozul® que hasta hoy lo soy, con él he sido más estricto que con cualquier otro remedio.

En marzo del 2019 me dice la doctora que hagamos una resonancia, y ella me dijo aquí tiene que haber algún problemática, no salió nada.

Después de hacen un PET en octubre del 2019 y no había rastro del humor. Yo estoy muy agradecido, realmente muy muy agradecido con el Escozul®, estos años que estoy viendo ahora se los debo a Escozul®, sinceramente.”